crosstraining

4 ejercicios con Cuerda de Batida que mejorarán tu fuerza

Lo más probable es que las cuerdas para saltar hayan estado en tu vida. Así que es hora de agregar un nuevo tipo de cuerda a tu rutina de ejercicios: cuerdas de batalla. Por lo general, los encontrará anclados a una pared o una viga o poste resistente, y si bien pueden variar en longitud (pueden tener hasta 100 pies de largo), peso y grosor, todas las cuerdas de batalla tienen el mismo propósito: proporcionar un entrenamiento eficaz.

Como su nombre lo indica, estas cuerdas de gran tamaño son pesadas, lo que agrega resistencia (es decir, un desafío importante) para trabajar los músculos como nunca antes. Los beneficios: fortalece los abdominales, los brazos y los hombros, activa las piernas y realiza un entrenamiento de acondicionamiento espectacular, todo de una vez.

Mejor aún, agitar, golpear y azotar estas pesadas cuerdas no ejerce presión sobre su cuerpo como lo hacen las actividades de alto impacto, pero aún así obtiene serios beneficios de acondicionamiento físico. De hecho, la investigación sugiere que usar cuerdas de batalla durante solo 10 minutos puede considerarse un ejercicio vigoroso.

Movimientos para principiantes

1. Ola doble

Ábrase paso hacia una forma más en forma y domine los conceptos básicos de las cuerdas de batalla con este ejercicio. Para comenzar, párese frente al ancla con los pies separados al ancho de los hombros. Agarre un extremo de la cuerda con cada mano de modo que las palmas se enfrenten entre sí. Doble ligeramente las rodillas, refuerce su núcleo y mueva ambos brazos hacia arriba y hacia abajo rápidamente, creando ondas en la cuerda.

2. Ola alterna

¡Habla de hacer olas! Párese frente al punto de anclaje con los pies separados al ancho de los hombros y las rodillas ligeramente dobladas. Agarre un extremo de la cuerda con cada mano de modo que las palmas miren hacia adentro. Levante un brazo al nivel de los hombros y luego rápidamente baje la espalda para comenzar, levantando el otro brazo al nivel del hombro mientras lo hace. Continúe alternando lo más rápido posible sin perder la forma.

3. Onda alterna baja

Si bien el movimiento de este es exactamente el mismo que el de la onda alterna mencionada anteriormente, esta versión incluye la parte inferior del cuerpo en la ecuación. En lugar de pararte, bajarás a una sentadilla, mantendrás tu núcleo comprometido y luego moverás tus brazos como lo haces con la ola alterna.

4. Círculos de hombros

¡Pon tus hombros a trabajar! Aunque este movimiento parece simple, producirá una gran fuerza en los hombros, lo que es ideal para boxeadores y nadadores en particular. Párese con los pies separados a la altura de los hombros y las rodillas ligeramente dobladas. Sujete la cuerda con las palmas hacia abajo, levante los brazos sobre los hombros y mueva los brazos en círculos. Realice círculos en el sentido de las agujas del reloj durante 30 segundos y luego en el sentido contrario a las agujas del reloj durante otros 30 segundos.

En otras palabras, serás dueño de los entrenamientos de fuerza y ​​resistencia. Para colmo, el entrenamiento con cuerdas de combate quema alrededor de 10 calorías por minuto, ¡más que los burpees y las sentadillas!

“Trabajan todos los grupos de músculos simultáneamente y permiten la libertad de movimiento” También pueden adaptarse a su nivel de condición física, ya sea que sea un principiante o un atleta profesional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *